Logo Verificiencia

Los falsos principios del paraherbalismo

La verdadera herbolaria abarca pruebas científicas, informes honestos de los resultados y el uso seguro de hierbas eficaces por parte de profesionales informados y el público. Eso incluye también la producción y comercialización ética de productos a base de hierbas. La verdadera herbolaria, que honra el maravilloso mundo de las plantas, existe como parte de la ciencia de la farmacognosia. Sin embargo, hay un lado oscuro de la herbolaria que yo llamo paraherbalismo.

Herbolaria y paraherbalismo se pueden comparar con el Dr. Jekyll y su yo malvado, el Sr. Hyde. Al igual que con estos famosos personajes de ficción, el peligro está siempre presente de que el bien del herbolario será destruido por los males del paraherbalismo. Eso sería trágico porque la herbolaria puede desempeñar un papel útil en el ámbito de la atención de la salud.

El paraherbalismo se caracteriza por al menos diez principios falsos. Si bien no todos los paraherbalistas los abarcan a todos, bastan para concluir que todos son característicos del campo.

Principio #1: Una conspiración del establecimiento médico desalienta el uso de hierbas.

Una declaración contundente de este principio es la afirmación de Heinerman de que, "Un gran porcentaje de esta sospecha hacia las hierbas y métodos naturales de curación se debe a los rotundos prejuicios y la oposición calumniosa planteada por la comunidad médica en general. Muy a menudo están aunados por una conspiración dañina por parte de la industria farmacéutica ". Otros han sugerido que los herbolarios (y otros "pioneros" de la industria de alimentos saludables) son calificados automáticamente como impostores y charlatanes por el "combinado AMA-FDA".

Nunca he conocido a un médico que supiera lo suficiente sobre hierbas para levantar una voz opuesta. Los médicos que piensan en la medicina herbal, son raros. A los médicos no se les enseña nada sobre el tema en la escuela de medicina. Si sienten curiosidad y compran un libro popular sobre el tema, leer que las raíces de yuca son "machacadas y hervidas para hacer un té para tratar la diabetes" podría inspirarlos a archivar el volumen, entre otros dedicados a la superstición y la brujería. Incluso podrían tirar el libro, pero no dejarían de usar la insulina, que saben que es un medicamento efectivo.

Los médicos curiosos podrían incluso buscar las credenciales de aquellos cuyos escritos sobre remedios herbales que se distribuyen más ampliamente. Si es así, podrían encontrar que Sybil Leek es descrito en "Who 's Who in America" como un astrólogo y que escribió varios libros sobre brujería, incluyendo "Diary of a Witch". También podrían enterarse de que Richard Passwater obtuvo su "Ph. D." (doctorado) de una escuela por correspondencia no acreditada que no estaba autorizada para otorgar títulos. No es probable que tales credenciales inspiren a los médicos científicamente capacitados a tener mucha confianza en los defensores paraherbales.

En la industria farmacéutica prevalece otra actitud. Aquí se reconoce que las plantas han producido drogas eficaces como opio, digitalis, cornezuelo de centeno, belladona y rauwolfia. Pero no hay un potencial de ganancias suficiente para estimular mucha investigación sobre nuevos fármacos de origen herbal. Con el costo de desarrollar una nueva entidad química en un fármaco comercializable que ahora supera los 100 millones de dólares, los fabricantes farmacéuticos se centran en productos donde se puede lograr la protección de patentes en lugar de remedios vegetales ampliamente utilizados que probablemente no pueden convertirse en fármacos patentables. Una vez más, no hay conspiración, sino simplemente es que no hay las esperadas ganancias.

Principio #2: Las hierbas no pueden dañar, solo curar.

Es un antiguo dogma, repetido en los modernos herbolarios, que las drogas de origen vegetal son automáticamente buenas, pero las derivadas de minerales o petróleo son necesariamente malas. William Smith, por ejemplo, afirma en "Maravillas en las malas hierbas" que: "No se puede enfatizar demasiado que la medicina herbal es ‘medicina segura’, una afirmación que no se puede aplicar a los remedios ortodoxos".

Esta tesis niega el hecho de que algunos componentes vegetales se encuentran entre las sustancias más tóxicas conocidas. Los alcaloides agudamente tóxicos, que van alfabéticamente de la aconitina a la cigadenina (zygadenine en inglés, NDT), son abundantes. Otros constituyentes, como las amatoxinas peptídicas en ciertos hongos, también pueden matar. Aun así, es menos probable que los consumidores sufran intoxicación aguda por estricnina al comer semillas de Nux vomica de lo que recibirán la exposición a toxinas más leves y menos obvias debido al uso repetido de remedios como sassafras o consuelda. También ciertos ésteres de diterpina son co-carcinógenos (promotores tumorales).

Principio #3: Las hierbas enteras son más efectivas que sus constituyentes activos aislados.

Muchos paraherbalistas modernos sostienen que las plantas no solo son la forma más segura de administrar la medicina, sino también la más efectiva. Afirman que, aparte de su principio activo, las plantas pueden contener otras sustancias que mejoran su acción terapéutica mediante algún tipo de proceso sinérgico.

Quizás el defensor más persistente de esta doctrina haya sido el Dr. Andrew T. Weil, quien argumenta: "En el caso de las plantas de drogas, las formas completas, siendo mezclas complejas y por lo tanto impuras, tienden a ser más seguras que sus derivados sin mezclar, liberadas de diluyentes y disponibles en forma altamente refinada". Weil también argumenta que la menor concentración de un constituyente activo presente en el tejido vegetal hace que dicho fármaco sea más seguro de usar. Por último, sostiene que los diversos componentes activos de una planta trabajan sinérgicamente para producir un efecto total superior a la mera suma de las actividades de los componentes individuales.

Los dos primeros puntos de Weil pueden descartarse simplemente señalando que la dosificación, que gobierna la seguridad y eficacia de un fármaco, se controla mucho más fácilmente con constituyentes purificados. Ocasionalmente se produce un sinergismo, pero para cada caso en el que se mejora una acción deseable, hay varios en los que se producen acciones indeseables. Por ejemplo, la corteza de cinchona contiene unos 25 alcaloides estrechamente relacionados, pero el único reconocido como útil en el tratamiento de la malaria es la quinina. Una persona que tome corteza de cinchona en polvo también ingerirá el alcaloide quinidina, un depresor cardíaco, y ácido cincotánico, que induciría estreñimiento.

Un ejemplo aún más significativo es la consuelda, cuyas hojas y partes subterráneas son ampliamente recomendadas por los herbolarios modernos como sanadores de heridas. Cualquiera que sea la actividad de este tipo que la planta posee se debe a su contenido de alantoína, un agente que aparentemente promueve la proliferación celular. Sin embargo, la consuelda también contiene alcaloides de pirrolizidina cancerígenos, incluyendo equimidina y sinfina. La alantoína purificada, libre de carcinógenos acompañantes, sería obviamente más segura de usar.

Principio #4: Las hierbas "naturales" y "orgánicas" son superiores a las drogas sintéticas.

Los paraherbalistas afirman que los productos hechos por los procesos metabólicos de plantas o animales poseen una superioridad innata sobre productos idénticos sintetizados en un laboratorio químico. La falsedad de esta afirmación se demostró ya en 1828 cuando el químico alemán Friedrich Wohler sintetizó urea a partir de materiales inorgánicos. La urea sintética de Wohler era idéntica en todos los aspectos a la urea biosintetizada y excretada por animales o biosintetizada y acumulada por muchas especies de hongos superiores. Por lo tanto, declaraciones como: "La industria farmacéutica necesita dejar de jugar con productos químicos sintéticos peligrosos y regresar, una vez más, a las sustancias más naturales que Dios ha colocado sobre esta tierra para nuestra salud y beneficio", se derivan de una creencia infundada en lugar de una metodología científica.

El término "orgánico" se utiliza para describir plantas cultivadas sin pesticidas o fertilizantes sintéticos. Se cree que los materiales fabricados a partir de estas plantas son superiores de alguna manera a los producidos por la agricultura convencional. Esta creencia se basa en un completo malentendido de la nutrición y fisiología de las plantas. Las plantas requieren nutrientes inorgánicos como nitrógeno, fósforo y potasio para un crecimiento normal. Obtienen estos elementos del suelo y no tienen mecanismo para distinguir su fuente original. Si hay cantidades adecuadas, las plantas crecen normalmente. Si no lo son, esto no ocurre.

Los pesticidas son un asunto ligeramente diferente. Se han establecido límites de seguridad adecuados y se han prohibido algunos plaguicidas. Es posible cultivar plantas sin usar pesticidas, pero los rendimientos por acre son mucho menores. Así que en un caso uno confía en los agricultores científicos y en el proceso regulatorio o prefiere pagar considerablemente más por los alimentos.

Principio #5: La "Doctrina de Firmas" es significativa.

Los tres afrodisíacos más populares vendidos en Oriente deben sus supuestas propiedades a la llamada Doctrina de las Firmas, la antigua creencia de que la forma y la forma de una fuente de fármacos determinan su virtud terapéutica. Así, el cuerno de rinoceronte, el asta de ciervo y la raíz de ginseng con su parecido fálico (o en el caso del ginseng bifurcado con raíces adheridas, su similitud con el cuerpo humano completo con falo) son altamente estimados como agentes de virilidad. En las farmacias chinas, las astas se exhiben típicamente en esteras de terciopelo en vitrinas de vidrio y se venden a precios comparables a las perlas finas.

Nunca se ha demostrado que el asta de ciervo y el cuerno de rinoceronte contengan algún componente que estimule la libido o cure la impotencia. Cualquier actividad debe atribuirse al efecto placebo. El ginseng contiene saponinas triterpenoides, a las que se han atribuido diversas actividades fisiológicas. Sin embargo, no se ha publicado ninguna evidencia sustancial de que el ginseng mejore la experiencia o la potencia sexual en la literatura científica.

La Doctrina de las Firmas no es exclusiva de Oriente. Gerard informó en 1597 que el jugo de la eufrasia se aplicaba a los ojos, "toma la oscuridad y la tenacidad de los ojos y atenúa la vista". Las variaciones de este consejo son debidamente repetidas por la mayoría de los paraherbalistas actuales.

 En realidad, no se sabe que ningún componente de Euphrasia officinalis sea efectivo contra ninguna enfermedad ocular. Los herbolarios medievales asumieron que era efectivo porque la corola blanca a azulada de su flor tiene una mancha amarilla brillante, haciéndola parecerse a un ojo con su pupila. Creer que esta estructura hace que la planta sea efectiva contra la enfermedad ocular tiene tanto sentido como creer que las nueces son buenas para la enfermedad mental porque sus granos se parecen al cerebro o que las hepáticas son buenas para la ictericia porque sus hojas se asemejan a la forma del hígado.

Principio #6: Reducir la dosis de un medicamento aumenta su potencia terapéutica.

Esto, como la Doctrina de las Firmas, es un principio propugnado por los homeópatas. Fundada a finales del siglo XVIII por Samuel Hahnemann, un médico alemán, la homeopatía originalmente tenía tres principios básicos: 1) las enfermedades se curan con pequeñas dosis de fármacos que, cuando se administran en grandes dosis a personas sanas, producen efectos similares a los síntomas de la enfermedad; 2) la potencia de un fármaco es inversamente proporcional a su concentración; y 3) las enfermedades crónicas son simplemente manifestaciones de una picazón suprimida o psora, una especie de espíritu maligno. Esta última noción resultó tan indignante, incluso para los fervientes practicantes homeopáticos, que pronto fue abandonada.

La octava edición (1980) de la Farmacopea Homeopática contiene unas 600 páginas de monografías, la mayoría de ellas sobre drogas de origen vegetal. Los remedios homeopáticos en este libro son reconocidos como drogas bajo las leyes federales, un hecho apreciado por los paraherbalistas. Algunas de las sustancias enumeradas, como la cinchona, el digitalis y el opio, son eficaces en la dosificación adecuada. Pero la homeopatía aboga por una alta dilución para un efecto máximo. Muchos remedios homeopáticos son tan diluidos que es estadísticamente poco probable que contengan una sola molécula de la sustancia original.

Sin embargo, ha habido un resurgimiento del interés en la homeopatía en este país en los últimos años. Su supuesta seguridad y orientación "holística", junto con su vasta materia médica de drogas vegetales, atraen a muchos paraherbalistas.

Principio #7: Las influencias astrológicas son significativas.

En su reciente libro, Hierbas, Salud y Astrología, León Petulengro comenta: "Sabiendo que los planetas y las estrellas emiten sus propias señales o vibraciones individuales, ¿cómo podemos no creer que la antigua tradición tenía razón y que las hierbas y las plantas, y de hecho los seres humanos, están gobernados por estas diversas vibraciones o campos de fuerza?"

¡De verdad! ¿Cómo? Simplemente compare medicamentos con efectos fisiológicos similares y los diferentes planetas a los que están asignados. Por ejemplo, la escoba, el digitalis, el lirio del valle y el hellebore negro producen fármacos que pueden ralentizar el latido del corazón, hacerlo más regular o fortalecerlo de otra manera. Pero se ven muy diferentes entre sí y pertenecen a diferentes familias de plantas. Probablemente por esta razón, el astrólogo y boticario líder del siglo XVII, Nicholas Culpeper, asignó a cada uno a un planeta "gobernante" diferente, una clasificación repetida por Sybil Leek.

Culpeper asumió que las enfermedades causadas por un cierto planeta son curadas por hierbas del mismo planeta o del planeta "opuesto". Por ejemplo, dado que las enfermedades del corazón y los vasos sanguíneos son causadas por el sol, deben ser curadas por hierbas dominadas por el sol o gobernadas por Saturno. Si esto fuera cierto, el eléboro negro sería la única hierba en cualquiera de las categorías anteriores que es eficaz contra las enfermedades del corazón. En realidad, es probablemente el fármaco cardiotónico menos efectivo considerado por Culpeper y fue retirado de la Farmacopea de los Estados Unidos en 1882. La  retama negra o escoba rubia aún estaba oficialmente listada hasta 1936 (y su principio activo hasta 1950), y la convalaria o lirio de los valles apareció todavía hasta 1950. La Dedalera o Digitalis sigue figurando junto con sus glicósidos constituyentes, que se utilizan ampliamente. Por lo tanto, el razonamiento astrológico clasificó sólo uno de cada cuatro correctamente y seleccionó el peor ejemplo.

Mirando a la inversa, supongamos, como Culpeper quiere que hagamos, que las hierbas "dominadas" por el sol realmente fortalecen el corazón por la simpatía. Del azafrán nos dice, "es una hierba del Sol, y debajo del León, y por lo tanto no es necesario exigir una razón por la que fortalece el corazón tan excesivamente." Del junipero, escribe, "es un arbusto solar admirable". Del  apio de monte o levístico, continúa, "es una hierba del Sol". Del romero, señala, "El Sol reclama privilegio en él." Ninguna de estas plantas tiene ningún efecto cardíaco significativo. De hecho, de las más de treinta plantas descritas por Culpeper y Leek como hierbas del sol, solo el muérdago, que es bastante tóxico, tiene un efecto apreciable en el sistema cardiovascular.

Principio #8: Las pruebas fisiológicas en animales no son aplicables a los seres humanos.

Cuando se adapta a sus propósitos, los paraherbolistas típicamente se quejan de que los resultados de los experimentos con animales no deben aplicarse a las hierbas. Heinerman ha dicho, por ejemplo, que los sassafras fueron retirados del mercado "porque un grupo de ‘ratas miserables, enfermizas y de todo tipo’ simplemente contrajeron cáncer cuando esta planta fue inyectada en ellas por sus parientes más grandes y menos inteligentes".

Es cierto que existen grandes diferencias entre varias especies animales y entre animales y humanos. Sin embargo, hay una alta probabilidad de significancia cuando diversas especies muestran efectos similares. Por esta razón, los nuevos fármacos deben evaluarse en varias especies animales, preferiblemente de diferentes órdenes. Las hierbas deben someterse a pruebas de seguridad y eficacia. Si los ensayos con animales no son aceptables para los paraherbalistas, la única alternativa -el cribado inicial de fármacos en humanos- es aún menos aceptable para el público.

Principio #9: La evidencia anecdótica es altamente significativa.

Hace un siglo, los testimonios brillantes se utilizaban ampliamente para vender medicamentos patentados. Hoy en día, los similares se utilizan para remedios a base de hierbas. Por ejemplo, Herbal Success Stories, publicado en 1980, relata "historias de casos reales" de aquellos que "experimentaron el problema y se curaron a sí mismos o ayudaron a un miembro de la familia o amigo con la dolencia o la cura". Según el autor, los lectores pueden "usar este libro con la seguridad de que los éxitos relacionados allí son verdaderos".

Desafortunadamente, en casos individuales, es difícil o imposible saber si una cura reportada resultó del tratamiento, un efecto placebo o la capacidad del cuerpo para curarse a sí mismo. También puede ser difícil saber si una anécdota ha sido reportada con precisión o incluso fue fabricada. La evidencia anecdótica puede proporcionar pistas para la investigación, pero no es confiable para establecer la utilidad terapéutica de una hierba. Eso requiere investigaciones preliminares en animales de laboratorio seguidas de ensayos clínicos aleatorizados y doble ciego en humanos.

Principio #10: Las hierbas fueron creadas por Dios específicamente para curar enfermedades.

Muchos paraherbalistas afirman que Dios ha proporcionado un remedio para cada enfermedad que podría afligirnos. Esta afirmación puede atraer a personas profundamente religiosas, pero no es comprobable y no es un sustituto legítimo de la evidencia científica.

El  Dr Varro E. Tyler, que murió en 2001, fue el distinguido profesor de farmacognosia (la ciencia de los medicamentos de fuentes naturales) de la Universidad de Purdue. Una autoridad de renombre mundial, escribió "The Honest Herbal", una evaluación de hierbas populares, y fue autor principal del libro de texto "Pharmacognosy". Este artículo fue adaptado de la edición de noviembre/diciembre de 1989 de "Nutrition Forum Newsletter".

 

Por Varro E. Tyler, Ph.D.  31 de agosto de 1999 , publicado originalmente en Quackwatch;
False Tenets of Paraherbalism

Con autorización de Quackwatch

Modificado por última vez en Martes, 24 Mayo 2022 20:00

Información adicional

  • Traducción: Elliot Payen
  • Edición / Revisión: Javier Delgado

Artículos relacionados (por etiqueta)

 

Lo mas popular

SMB Solido
.
Medicina Basada en la Ciencia
es una publicación que se dedica a evaluar los tratamientos médicos y los productos de interés para el público desde un punto de vista científico,

Actualizados

Arriba